De pulgas y perras flacas

Según el conocido adagio “a la perra más flaca se le suben todas las pulgas”; es decir, que las desgracias son más graves y frecuentes para quienes enfrentan una situación más grave en comparación con los demás.

La expresión, ruda de por sí, se utiliza para enfatizar situaciones graves que ya de suyo son terribles, pero que tienden a empeorar, en función de las dificultades que enfrentan algunas personas y su falta de defensas eficaces contra las situaciones peligrosas externas.

Se trata de una realidad que cualquiera puede ver y conoce de toda la vida (desde hace tanto que hay un dicho popular en esos términos) sobre todo en los países más pobres y entre la población menos favorecida de dichos países.

Por eso, no deberíamos sorprendernos de los resultados descritos en el informe mundial sobre afectaciones por el cambio climático presentado este lunes por la Organización de las Naciones Unidas.

El documento explica cómo los países con menos ingresos son los que más sufren ante la presencia de los fenómenos climáticos extremos, propios del cambio climático que sufre el mundo. Ahí, queda claro lo que todos sabemos y ahora las Naciones Unidas han “descubierto”: que quienes viven en casas mal construidas en asentamientos irregulares, normalmente se asientan ahí porque no pueden pagar por mejores lugares y por lo común son los lugares peligrosos (de ahí su bajo precio en comparación con otros).

Además, estas personas carecen de poder adquisitivo suficiente para comprar materiales de construcción y, por supuesto, no pueden pagar un proyecto arquitectónico. Por lo tanto, sus casas son precarias, con materiales inadecuados (normalmente conseguidos aquí y allá como se pueda), sin proyecto constructivo, sin servicios o con éstos de muy mala calidad.

Y estas personas, perseguidas por la carencia, tampoco son capaces de acceder a servicios adecuados de salud, ni a servicios educativos de calidad, que les permitan un cambio social en sus vidas.

El resultado obvio es una perpetración del círculo de pobreza en donde nacieron y han crecido, con enormes riesgos a su integridad física, cuando se presentan fenómenos naturales extremos.

Por un lado, los pobres que viven en zonas costeras o bien en lugares que fácilmente se inundan, son los primeros en sufrir los estragos de huracanes, tormentas tropicales y lluvias atípicas, resultado del cambio climático.

Por otro, personas que viven en zonas desérticas o semidesérticas, son las primeras que sufren (y mucho más que los otros), por la falta de agua ante las sequías crecientes y cada vez más graves, producto –otra vez—del cambio climático.

Esto se debe a la falta de dinero para pagar los servicios y a que, en muchos casos son gente asentada de manera irregular en lugares extremadamente inadecuados.

No es que ellos no lo sepan, ni tampoco que quieran estar ahí: es que el sistema económico y social los margina y no les deja otra opción. Y naturalmente, son los que más sufren porque sus viviendas son incapaces de tolerar los rigores del clima, porque nunca tuvieron dinero para construir como debe de ser y muy probablemente carezcan de acceso a los servicios más elementales: agua potable, drenaje, electricidad, u otros no menos importantes, aunque quizá un poco menos directos, como servicios médicos de calidad, medicamentos, alimentación, servicio público de limpia y otros.

Son, entonces, los pobres quienes más sufren, porque sus condiciones, de por sí precarias, se precarizan mucho más ante la presencia de fenómenos naturales cada vez más violentos y agudos.

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Política, Sociedad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s