Libertad de expresión

Hoy seré prácticamente cablegráfico. Como si me cobraran por palabra.

La razón de ello es que el tema es demasiado extenso y las pieles de algunos muy delgadas. Además, la información abunda por todas partes (incluso en este mismo espacio) y de citar ejemplos me llevaría páginas y páginas.

El caso es que la semana pasada, un alto funcionario del gobierno pronunció un discurso en donde hablaba de la libertad de expresión en México, de sus bondades, de sus avances y de los muchos mecanismos que existen para protegerla, además del decidido apoyo gubernamental para hacerla cumplir y para proteger a quienes se dedican al periodismo.

Lo curioso es que organizaciones como Artículo 19, Pen México, Amnistía Internacional, la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Intermaericana de Derechos Humanos , la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión  de la Organización de las Naciones Unidas, Reporteros sin Fronteras, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y otras varias organizaciones, han documentado numerosos casos de violencia contra periodistas, que van desde la autocensura y las dificultades para cumplir con su trabajo, hasta el acoso en distintos grados, que culmina en desapariciones forzadas y aún homicidios.

Mientras escuchaba al funcionario, me preguntaba qué pensarían los familiares de periodistas que llevan años desaparecidos, víctimas de “levantones”, o de aquellos que han sido asesinados, por ejemplo, en Veracruz, durante el funesto sexenio de Javier Duarte de Ochoa, hoy gobernador con licencia acusado de numerosos delitos de corrupción.

Me preguntaba también qué pensarían los dueños de medios de comunicación que han sufrido ataques en sus instalaciones o asesinatos de directivos o algunos que definitivamente ya no publican información policíaca, para no meterse en más líos.

Los informes que hablan de lo contrario al discurso, abundan y son muy detalladas. No tiene caso citarlos. Pero quien quiera abundar, encontrará literalmente miles de cuartillas.

Deja un comentario

Archivado bajo Periodismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s