Obituario

Mi tío Juan Vázquez Colmenares falleció ayer. Su cuerpo fue velado en una funeraria al norte de la Ciudad de México, donde esta mañana hubo una misa de cuerpo presente, para al mediodía proceder a la cremación. ¡Descanse en Paz!

Eso diría un obituario normal. Sin embargo, este no lo es.

Lamento mucho no haber tenido la información a tiempo, para haber acompañado a mis primos en ese terrible momento. Pero así son las cosas.

Aún así, me permitiré recordar algunas cosas de mi tío.

Le tuve en alta estima por varias razones, aunque la principal, fue el profundo cariño que siempre tuvo por mis padres. Primo hermano de mi mamá, mi tío Juan (resuena en mis oídos su peculiar voz cuando se identificaba al teléfono: “Soy tu tío Juan”), la llamaba “Martucha” y le profesaba un sincero amor filial, de esos que no se pueden fingir.

Verdaderamente era alguien cariñoso y considerado con ella, cosa que, como familia, siempre se aprecia y como hijo, hace querer a la persona.

A mi padre, a quien llamaba cariñosamente “Ferruco”, también le tenía idéntico aprecio que a mi madre, lo cual, para mí, hacía de mi tío un ser notable y más que apreciable.

Recuerdo muy bien cómo mi tío Juan llegó muy tarde en la madrugada al velorio de mi papá, hace ya 30 años, al panteón Jardines del Recuerdo, en un punto poco accesible de la ciudad, cargando un ramo de flores blancas, aún con guayabera blanca de algodón, porque así como se enteró, se vino manejando en un volkswagen sedan desde Oaxaca, a 600 kilómetros de la ciudad, para estar en el velorio.

Fue un gesto que jamás olvidaré y por eso lamento doblemente no haber recibido a tiempo la información de su propio velorio, para corresponder con ese gesto que solo tienen quienes realmente quieren a las personas.

Desde luego mi tío Juan no era un santo. Seguro algunas personas puedan tener una opinión negativa de él, como sin duda nos ocurre a todos. Al fin y al cabo, nadie somos monedita de oro.

Pero yo lo recuerdo como alguien que quería profunda y sinceramente a mis padres, a pesar de ser bastante menor que ellos.

Lo recuerdo también como un individuo alegre, de mirada brincolina y divertida, de risa fácil y quien conservaba el antiguo y delicioso arte de la buena conversación.

Era un magnífico anfitrión y en sus épocas de bonanza económica (su vida se caracterizó por innumerables altibajos),  organizaba unas fiestas increíblemente suntuosas, con cocineros, meseros y demás personal, lo cual no impedía que él mismo anduviera de mesa en mesa o de sillón en sillón (según el caso), pendiente de que todos tuvieran de beber y de comer y, sobre todo, que todos la estuvieran pasando bomba.

Recuerdo muy bien cómo improvisaba chistes de cualquier tema y en cualquier circunstancia y cómo él mismo se reía con franqueza de sus propias gracias, cuando trataba de animar a los demás.

Como lamento no haber recibido la información necesaria para acompañar a mis primos y a mi tía, desde aquí les envío mis saludos y un abrazo grande, sentido. Porque si bien mi tío Juan cometió errores –como todos los cometemos– jamás mudó sus buenos sentimientos hacia los míos. Y eso vale y eso se aprecia.

Así pues, querido tío, descansa en paz.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Una respuesta a “Obituario

  1. Eduardo

    Juan Carlos, lamento mucho tu perdida y aun mas el que no hayas podido acompañar a tu familia en esos momentos en los que uno debe mostrar lo importante que es apoyar a las personas queridas sin importar distancia, resentimientos o cualquier cosa que pueda atravesarse con el pasar de los años. Abrazo fraternal y pronta resignación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s