Autor invitado

Para nadie es un misterio que México sufre una de la peor crisis en materia de derechos humanos de que se tenga memoria en la historia reciente.

Hechos ocurridos durante los últimos 15 años, al menos, dan cuenta de ello: desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales, tortura y malos tratos, privación ilegal de la libertad, falta de acceso a la justicia, violaciones constantes y graves al debido proceso, secuestro, desaparición, intimidación y asesinato de periodistas, así como ataques armados contra instalaciones de medios de comunicación, son algunas de las evidencias de esta crisis.

Lo ocurrido en Iguala con los estudiantes de Ayotzinapa, ha sido el más reciente de los sucesos graves en esta materia, pero no el único, desgraciadamente.

Por eso hoy, he invitado a este espacio a Amnistía Internacional, que tiene algo grave y delicado que decir sobre el particular.

He aquí el texto:

“En el marco del Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada organizaciones de la sociedad civil presentan: Investigar penalmente con debida diligencia ejecuciones extrajudiciales o arbitrarias, homicidios y desapariciones de personas: guía de estándares básicos y exigen a autoridades fortalecer sus capacidades de investigación de conformidad con el derecho internacional.

“Este documento contiene información vital para un país en que se desconoce el paradero de más de 28 mil personas, según datos oficiales, y en el que las autoridades suelen realizar investigaciones omisas y deficientes.

“Las organizaciones destacaron que los miles de casos sin resolver ponen de manifiesto la necesidad de crear una Fiscalía General de la República auténticamente independiente. Por lo que hicieron un llamado al Senado de la República para que al discutir y aprobar la creación de la Fiscalía, que sustituirá a la actual Procuraduría, garantice la independencia y autonomía de la institución.

“En los últimos años, los casos de desaparición ocurridos en el país muestran que las fallas en las investigaciones comparten elementos comunes, en los que destaca que la búsqueda de personas desaparecidas se inicia tarde y se ejecuta de forma deficiente. Tampoco se preservan ni recolectan adecuadamente las evidencias, lo que obstaculiza seriamente las investigaciones, afectando incluso la pronta identificación de los restos que llegan a ser encontrados.

“La falta de una debida diligencia en la investigación de casos de violaciones graves a derechos humanos ha contribuido a la persistencia de la impunidad, así como a la falta de verdad y reparación para las víctimas, particularmente de los casos perpetrados durante la “Guerra Sucia”.

“La Guía de estándares básicos es una publicación de la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho que da cuenta de las principales obligaciones que bajo el derecho internacional tiene México en la gestión e investigación de casos de desapariciones y de otras graves violaciones a los derechos humanos. Esta publicación contribuye a fortalecer las capacidades de investigación de las autoridades y a brindar mejores elementos a familiares y sus representantes legales para ejercer sus derechos.

Firman:

Instituto de Justicia Procesal Penal.

Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho.

Due Process of Law Foundation.

Comisión Mexicana Para La Defensa Y Promoción De Los Derechos Humanos”.

Hasta aquí el texto publicado hoy y que decidí dejar íntegro, porque me parece esclarecedor.

Deja un comentario

Archivado bajo Migración, Periodismo, Política, Sociedad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s